Buscar

Las 3 claves fundamentales en las que tienes poder para cambiar tu vida.

Actualizado: ago 5

¿Quieres crear tu propio negocio y las cosas no van bien?

¿Estás en una reunión de trabajo y las cosas no suceden como esperabas?


En estas situaciones como en muchas otras más cuentas con 3 claves en donde posees poder para lograr cambios en ti y en tu vida.


En esta ocasión quiero compartir contigo las 3 claves que te ayudarán para cambiar en tu día a día y poder hacer de tu vida algo que se acerque cada vez más a tu ideal y te encamine hacia tus sueños.


La primera clave donde tienes mucho poder es en las percepciones.

Actualmente, gracias a estudios de la física cuántica y la neurociencia, sabemos que no vivimos en la realidad, sino que experimentamos nuestra realidad.


Imagina que hay 100 personas en un cine que ven la misma película y si les preguntas a cada una de ellas sobre el filme, tendrás 100 versiones diferentes de la misma historia que vieron en la pantalla.

Así que, no es lo que vivimos lo que determina nuestra vida, sino cómo percibimos lo que vivimos, lo que hacemos con esa realidad.


"El cómo vivimos una situación está determinado por cómo la percibimos.”

La percepción es un pilar de la resiliencia y es mediante ella que nos damos cuenta que no es lo que vivimos lo que determina nuestra vida, sino cómo la percibimos. Para una persona un situación puede significar agresión, mientras que para otra esa misma situación puede significar un gesto de mala educación y para otra más puede ser un rechazo; es por ello que la percepción es muy importante y frecuentemente la confundimos con la realidad.

Un cambio de perspectiva puede ayudar a cambiar lo que vemos. Es cambiar el enfoque de cómo vemos lo que pensamos que es real.


Mucha gente no para de buscar las señales que le da la vida para justificar lo que les pasa, que a su vez está condicionando la manera como perciben la realidad.

Hay que empezar a ver las cosas de una manera que nos impulse para crecer, para cambiar de percepción, por que es allí donde tenemos poder.


"Tenemos poder en cómo percibimos las cosas y no en el en evento en si mismo, que en ocasiones no depende de nosotros.”

Y para ello es necesario empezar a ver los problemas no como una dificultad, sino como un entrenamiento, como un reinicio o un renacer. Porque no son los eventos que vamos viviendo lo que determina nuestra vida, sino cómo los percibimos y es allí donde tenemos poder.


Mi enfoque para emprender, basado en mi método de 4 fases, tiene que ver con esto porque ponemos el foco en que el corazón, el punto de partida para crear sea la persona haciendo un cambio de enfoque como el motor que lo ayuda para comenzar su propio proyecto, partiendo de lo que ya es como persona y como profesional y con todos sus recursos disponibles para reinventarse y encaminarse hacia una vida mas plena y logrando sus objetivos.


Así que recuerda:

"Tenemos poder en cómo percibimos las cosas y no en el en evento en si mismo, que en ocasiones no depende de nosotros.”

Gira el ángulo, cambia el enfoque hasta que te convenzas a ti mismo que ese evento en cuestión que te está deteniendo y haciendo sufrir, era y es una oportunidad para hacer las cosas de una manera diferente e impulsarte para avanzar. #cambiodeenfoque




La segunda clave donde tienes poder es en las acciones que realizas en tu día a día.

Tienes poder sobre lo que puedes hacer en cualquier situación, en cualquier contexto.

Por ejemplo, si las cosas no van bien en tu negocio puedes optar por crear e implementar una nueva estrategia, o bien, si lo que quieres es crear tu propio negocio, puedes hacer acciones como empezar a diseñar tus servicios y tus productos para lograrlo.


En la mayoría de los casos puedes pasar a la acción: en algunos casos podrás hacer una acción suave y paulatina sin caer en la exigencia, mientras que en otros casos puedes pasar a la acción de golpe y de manera determinante. El ritmo y la manera los determinas tú en función de tus necesidades, y aunque no tengas los recursos para hacer lo que te planteas lograr, puedes hacer un plan de acción en donde plasmes lo que quieres conseguir y cómo lo quieres conseguir. Y en ese plan, aunque ahora no lo veas, también tienes poder para cambiar.


“La puerta se abre con el cambio de percepción, pero el camino lo empiezas a recorrer mediante la primera acción por pequeña que sea. Es dar ese primer paso y poner el foco de atención en lo que tenemos poder, en lo que podemos gestionar".