Buscar

El mejor momento para emprender.

En ocasiones me lo han preguntado y también varias veces yo misma me he hecho la pregunta: ¿Cuándo es el mejor momento para emprender?



Imagino que alguna vez has pensado en poner en marcha tu propia marca de negocio y le das una vuelta y otra más y postergas una y otra vez por meses e incluso años, porque estás esperando a que sea "el momento correcto” o porque piensas: lo haré “cuando tenga el dinero”, o “cuando haga el curso que me falta” o "cuando termine de leer el libro que me recomendaron”.


El punto es que si sigues esa lógica, quizás nunca sea "el momento correcto” para emprender. No existe el momento ideal, normalmente hace falta algo y en ello radica el arte y la emoción de los comienzos.

Para empezar, para emprender, tú eres quien tiene que crear “el momento ideal”.


Primero, teniendo muy claro tu contexto, tu situación y dónde quieres llegar con tu emprendimiento. Segundo, teniendo también muy claro proponer un producto o un servicio con ese algo que lo haga diferente y relevante para tus clientes.

El momento adecuado para emprender no tiene que ver con si hay crisis económica o no, ni con la época del año, con la edad o incluso ni con el sector al cual pertenezca tu actividad.


Definitivamente, desde mi experiencia, de lo que sí depende principalmente, es si tú ya estás decidid@, si tú ya está list@ y junto con ello, también depende del modelo de negocio que implementes y de la propuesta de valor que desarrolles.

Muchos emprendimientos nacen basados en la pasión por algo. Lo cual, si tú decides hacerlo así, es un muy buen comienzo, porque eso hará que te guste y te motive en el día a día… Sin embargo hay que hacer una tarea más allá, porque hay grandes probabilidades de que otras personas con la misma o más pasión que tú pueden estar haciendo algo igual o parecido y aparte muy bien. Así que además de que te apasione lo que haces, será necesario ir un paso más allá y eso consiste en saber cómo y dónde ubicarte tú y lo haces en el mercado… porque si no lo haces serás percibido como uno más que hace lo mismo, o por el contrario, ni tú ni tu proyecto serán lo suficientemente visibles.


Entonces para ello, te propongo tomar en cuenta 5 claves que te ayudarán a pensar cómo puedes ir un paso más allá para empezar:


1. Encuentra a tu competencia y estudiala muy bien. Invierte tiempo en conocer a esas marcas que ya resuelven lo mismo que tú haces. No subestimes a ninguna marca, por pequeña que sea. Finalmente si ellos están ya en el mercado, es porque llevan camino andado y lo que encuentres en esos pequeños negocios puede ser muy valioso para ti y tu emprendimiento. Estudia lo que hacen, analiza lo que ofrecen y cómo lo ofrecen. Ve cuáles son sus precios. Observa a través de qué medios venden y se dan a conocer. Analiza qué es lo que dicen y cómo lo dicen. Si te es posible, compra su producto o servicio y pruébalo.

Estudia detenidamente el proceso que hacen antes, durante y después de la venta y sé muy observador para encontrar esos detalles que hacen muy bien y los que no hacen tan bien, siempre preguntándote: ¿cómo lo puede hacer mejor?


2. Conoce y analiza el mercado. Ve más allá de tu familia y los amigos, que muy probablemente te dicen que tu idea es increíble. Observa la conducta de las personas. Pregúntales directamente sobre las opciones que conocen o que han probado. Estudia bien qué es eso que quieren resolver y evalúa si hay suficientes personas con ese problema. Analiza si la venta de tu producto o servicio tiene que ver con alguna estación o con una temporada específica.


3. Enfócate en conocer muy bien a tu cliente ideal.

Conoce a fondo a esa persona para quien tus productos y servicios sean relevantes.

Piensa en qué es lo que quiere resolver y analízalo.

Ponte en su lugar y ve qué es eso que le frustra, eso que quiere solucionar para ser o estar mejor.

Estudia el proceso de cómo es que siente y ve lo que necesita resolver, céntrate en sus emociones y actitudes.

También analiza si es que ya está consciente de que tiene un problema para resolver o no lo está. Piensa en quién es él o ella, cuál es su personalidad, sus gustos, sus temores, en qué etapa de la vida se encuentra, sus hábitos, su situación actual, lo que sueña. Enfócate en conocer cómo es, cómo está, cómo se siente y qué quiere lograr.


4. Conoce a fondo tu producto o servicio. Conéctate con tu producto o servicio porque sólo así contagiarás de esa pasión a tus futuros clientes y tendrás más que argumentar o mostrar a tu cliente. El que tú pruebes y conozcas a fondo lo que creaste y pretendes vender, te dará ideas de cómo hablarle a tu cliente sobre el uso de tus productos y servicios y además tendrás más claro cómo hablar sobre cómo pueden resolver mejor sus dolores o frustraciones, porque tú mismo al probarlos haz padecido y disfrutado lo mismo que ellos pudieran estar pasando y sintiendo.


5. Pon a lo que pretendas vender tu sello, haz que sea diferente del resto. Para quien hace la diferencia, siempre hay un espacio en el mercado. Piensa en un sello único para tus producto o servicios y aplícalo. Tu cliente valorará que se lo digas y que además lo muestres, lo hagas, que sea real y si lo haces, él lo valorará y lo agradecerá con su dinero, su lealtad y su recomendación.


Así que, si te estás preguntando: ¿cuándo es el mejor momento para emprender?... ya tienes una respuesta…
Al final de cuentas, sólo tú sabrás cuándo estás “list@” para emprender, porque de ti depende crear ese "momento correcto"… y si aún no lo has hecho, poner en práctica estas 5 claves te puede ayudar para lograrlo…