Buscar

¿Qué es eso que motiva cada día para salir adelante?

Actualizado: ago 28

La mayoría de los negocios empiezan por un sueño, con la idea de cambiar o hacer mejor algo desde su particular forma de ver el mundo.



Sin embargo, con el tiempo, las tareas del día a día nos van enfrentando a desafíos que pueden alejarnos de ese sueño inicial y en donde la rutina tarde o temprano abruma y desalienta, incluso en momentos en los que decimos… ¡basta.. no más!… ¿hacia dónde estoy yendo?… es justo en ese momento cuando hay que reconectarnos con nuestro sueño y recordar esa causa por la que decidimos empezar.


“¿Qué nos inspira a levantarnos y decir voy con todo? ... ¿Qué es lo que nos motiva a ir por nuestro sueño?, ¿Qué es lo que verdaderamente inspira nuestro trabajo?, ¿Qué es lo que da sentido a esas largas horas preparando todo lo necesario para el negocio?”

Ningún negocio es un fin en si mismo


Un negocio es un medio, en especial cuando lo inicias con un sueño para cambiar o mejorar algo más grande que tú…. cuando lo haces desde tu propósito.

Un negocio sin propósito es un negocio que carece de alma, es una marca que carece de ángel.


Un negocio basado en un propósito es una herramienta de cambio para mejorar la vida de otras personas, empezando por tu propia vida y viene a dotarla de mayor sentido y realización.


Emprender desde tu sueño, es crear una nueva realidad para un fin más grande en el que tú crees y con el que mucha gente se va a identificar porque cree en lo mismo. Es iniciar tu negocio bajo tus propias reglas y tu propia manera de ver el mundo y así es como creemos que debería hacerse para lograr un cambio positivo desde tu trinchera, con un sueño que te conecta con el todo y contigo mismo. Es una forma de tomar tu lugar en el mundo.


Un negocio es algo mucho más que para generar dinero… el dinero llega como consecuencia y definitivamente nos ayuda a expandir nuestro motivo, nuestro por qué, sin embargo es en este viaje del día a día, en donde atravesamos días soleados y días nublados en los que pasamos por momentos en los que queremos tirar la toalla, pero es justo en esos momentos cuando para reconectar con la esencia de nuestro inicio, con la esencia del por qué emprendimos que debemos preguntarnos:

¿Qué sentido tiene lo que hago?...

Es recordar ese motivo que necesitamos como aliciente para no desistir y recordar el por qué que hay detrás de nuestro emprendimiento.

Es momento de reconectarnos con el por qué decidimos hacer lo que hacemos. Es como nuestro polo a tierra y volvernos a preguntar:

¿Por qué hago lo que hago?,

¿Por qué decidí dedicarme a esto y no a otra cosa?


Porque como profesionales emprendedores, hacemos lo que amamos y decidimos iniciar desde nuestro propósito, desde nuestra causa y es una forma de realización personal y la palanca con la que pretendemos mover el mundo, nuestro mundo. Con lo que además de llevar dinero a la cartera, llevamos un elixir a nuestro corazón. Quienes hacemos lo que amamos, lo hacemos por un razón específica.

¿Qué sentido tiene lo que hago?...


"Cuando nos conectamos con ese polo a tierra que es nuestro propósito, el trabajo y la vida misma tienen otro sentido".

Es entonces cuando deja de ser solo un negocio y se convierte en una forma de vida, en una fuente de inspiración y de alegría. Es saber por qué hacemos lo que hacemos y además saber qué hacer con ese por qué.

Es comunicarle a la gente con imágenes, con palabras, con productos, con tu servicio que lo que haces tiene una razón de ser, que tiene un algo más allá de, es decirles que hay un sentido por el que diriges tus acciones y eso es algo que tus clientes no van a encontrar tan fácilmente con otros profesionales. Es ese detalle en el que estás poniendo tu sello personal y eso es ya en sí lo que te hace diferente y te motiva en el día a día…


¡Así que si ya lo haces así, siéntete orgullosa y encuentra la forma de contagiar la pasión por lo que haces al mayor número posible de personas... y si aún no lo haces así puedo ayudarte!